Saltar al contenido

Oración a san Expedito para trabajo y dinero urgente

  • por

Oración a san Expedito para trabajo y dinero urgente

Amadísimo San Expedito

Santo de las causas urgentes y justas, intercede por mí ante Nuestro Señor Jesucristo.

Socórreme en esta hora de aflicción y desesperación,

Amadísimo San Expedito.

Tú que eres un Santo guerrero, Tú que eres el Santo de los afligidos,

Tú que eres el Santo de los desesperados,

Tú que eres el Santo de las causas urgentes,

Ayúdame a conseguir un buen trabajo que me de seguridad

Ayúdame a acumular riquezas para darle una vida digna a mi familia

Protégeme,

Dame Fuerza,

Ánimo y Serenidad.

ESCUCHA MI SÚPLICA.

EXPRESA CLARAMENTE LO QUE QUIERES Y PÍDELE A SAN EXPEDITO QUE ENCUENTRE UNA MANERA DE HACÉRTELO LLEGAR.

Mi San Expedito, ayúdame a salir adelante en estas horas difíciles, protégeme de todos aquellos que quieran hacerme daño, responde a mi súplica con urgencia.

Devuélveme al estado de paz y tranquilidad,

Amadísimo San Expedito.

Te estaré agradecido por el resto de mi vida y pronunciaré tu nombre a todos los que tienen fe.

(AHORA PROMETE DARLE A SAN EXPEDITO UNA OFRENDA ESPECÍFICA CUANDO SE TE CONCEDA SU DESEO)

AMÉN.

San Expedito: Santo patrón

Debido a su nombre (que en español significa ‘rápido’), la devoción popular que lo considera

patrono de las causas urgentes;

abogado de las causas imposibles (un título que comparte con santa Rita y san Judas Tadeo);

protector de los militares,

protector los estudiantes,

protector los jóvenes

protector de los viajeros;

patrono de las causas legales demasiado prolongadas.

Es un santo reconocido por los fieles católicos aunque no aparece en la liturgia católica.5​Su acta de canonización no ha sido revisada por la Iglesia católica, y su fiesta del 19 de abril no se celebra ampliamente.

No aparece en el actual calendario litúrgico porque nada se sabe de su vida.

Origen de la devoción a San Expedito

En 1781, llegó una caja con reliquias no identificadas a un convento de monjas en París.6​ Las reliquias se habían desenterrado de las catacumbas de la plaza Denfert-Rochereau. El remitente de la caja (desde la misma ciudad) había escrito sobre la caja «Spedito» (‘correo expreso’), probablemente para acelerar su envío. Las monjas supusieron que las reliquias pertenecían a un tal «san Spedito».

El Martirologio romano nombra efectivamente a un mártir desconocido llamado Expeditus (cuya declinación es Expediti):

En Melitene, en Turquía, del santo martirio de Hermágoras, Cayo, Expedito, Aristónico, Rufo y Gálata, todos los cuales el mismo día fueron coronados.

Melitinae, in Armenia,7​ sanctorum Martyrum Hermogenis, Caji, Expediti, Aristonici, Rufi et Galatae, qüi omnes una díe sunt coronati.

Las monjas supusieron que este «santo Spedito» habría sido el mártir que aparecía en el Martirologio, oraron por su intercesión, y cuando sus oraciones8​se vieron rápidamente respondidas, la veneración de estos restos se expandió por toda Francia.

Pronto se le adjudicó una fecha (siglo IV), para darle verosimilitud. Incluso un diario chileno en internet (en 2008) lo hace contemporáneo de santa Filomena, y afirma que murió en el año 303.9​

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *