Saltar al contenido

Dinero ven a mí santísima trinidad

Oración dinero ven a mí Santísima Trinidad

Santísima Trinidad,

te ruego en total sumisión hoy sobre mi vida.

Padre, hijo y espíritu santo

Necesito de su ayuda divina para que me concedan la independencia financiera.

Y que el dinero venga a mi

Santísima trinidad te ruego que elimines de mi vida la mala suerte, la flojera, el desgano y el pesimismo

y que me proporciones mucho dinero que usaré para cuidar de mí mismo, de mis seres queridos

y de todo ser necesitado

por el resto de mi vida.

Santísima trinidad, necesito que arregles mi vida para que el dinero venga a mi

Te prometo que cumpliré con todas mis obligaciones y responsabilidades en mi vida religiosa

Santísima trinidad te agradezco por escucharme

En el nombre del padre, del hijo y del espíritu santo 

amén

Oración de prosperidad en la biblia.

“Porque yo sé los planes que tengo para ti, planes para prosperarte y no hacerte daño, planes para darte esperanza y un futuro”. – Jeremías 29:11

¡Dios tiene grandes planes para ti! Entonces, no importa por lo que estés pasando en este momento, ten en cuenta que el Gran Pastor nunca abandona a ninguna de Sus ovejas.

“Por la mañana, oh SEÑOR, oyes mi voz; por la mañana, expongo mis peticiones ante ti y espero expectante”. – Salmo 5:3

Arrodíllense ante el Señor, oren a Él porque Él es su Padre. Además, no debe tener miedo de pasar por alto estas poderosas oraciones anteriores. Entonces, ten una conversación profunda con Él y espera Su señal. Seguramente, Él Os responderá porque Su Amor es incondicional.

“Pero él me dijo: Mi gracia es suficiente para ti, porque mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, de buena gana me gloriaré más en mis debilidades, para que repose sobre mí el poder de Cristo. Por eso, por amor de Cristo, me deleito en las debilidades, en los insultos, en las penalidades, en las persecuciones, en las dificultades. Porque cuando soy débil, entonces soy fuerte”. – 2 Corintios 12:9-11

Cuando Dios está de tu lado, nunca eres débil. De hecho, todas tus supuestas debilidades siempre se vuelven positivas cuando caminas y trabajas con Dios.

En la Biblia se encuentran alusiones tanto al Padre como al Hijo y al Espíritu Santo que se han presentado como menciones implícitas de la naturaleza de Dios.

Hay diversas citas del Antiguo Testamento en las que aparecen referencias a Dios en plural.9​

Dinero ven a mí santísima trinidad

La fórmula trinitaria aparece en el bautismo en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo (Mateo 28:19)

El apóstol Pablo cerró una de sus epístolas diciendo: «La gracia del Señor Jesucristo, el amor de Dios y la comunión del Espíritu Santo sean con todos vosotros» (2 Co 13:14).

La Primera epístola de Juan afirma: «Porque tres son los que dan testimonio en el cielo: el Padre, el Verbo y el Espíritu Santo; y estos tres son uno». (1 Juan 5:7).

La Iglesia católica dice: “La Trinidad es el término con que se designa la doctrina central de la religión cristiana […] Así, en las palabras del Símbolo Quicumque: ‘el Padre es Dios, el Hijo es Dios y el Espíritu Santo es Dios, y sin embargo no hay tres dioses, sino un solo Dios’. En esta Trinidad […] las Personas son co-eternas y co-iguales: todas, igualmente, son increadas y omnipotentes […]”. Así, Dios se revela a sí mismo como una comunión de personas.

Dios es una substancia (traducido a veces también por «esencia» o por «naturaleza») en tres personas o hipóstasis distintas, las tres personas son consubstanciales (de la misma substancia). Las personas divinas no se reparten la única divinidad, sino que cada una de ellas es enteramente Dios: «El Padre es lo mismo que es el Hijo, el Hijo lo mismo que es el Padre, el Padre y el Hijo lo mismo que el Espíritu Santo, es decir, un solo Dios por naturaleza» «Cada una de las tres personas es esta realidad, es decir, la substancia, la esencia o la naturaleza divina» sin embargo, las Personas divinas son realmente distintas entre sí: «El que es el Hijo no es el Padre, y el que es el Padre no es el Hijo, ni el Espíritu Santo el que es el Padre o el Hijo». Son distintos entre sí por sus relaciones de origen: «El Padre es quien engendra, el Hijo quien es engendrado, y el Espíritu Santo es quien procede». La Unidad divina es Trina.

La Iglesia católica recuerda que este dogma fundamental de su fe fue definido en concilios ecuménicos celebrados en Oriente, lo cual es motivo de comunión con las Iglesias orientales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *