¿Por qué Dios no escucha mis oraciones? – Una cura efectiva para el estrés

  • por

En esta presentación descubrirás:

  • La razón por la cual no puedes lograr tus deseos más anhelados en este punto de tu vida.
  • Cómo rezar para que Dios te ayude a cumplir el 100% de tus peticiones.
  • Cómo transformar el estrés dañino en serenidad total.

Antes de comenzar con este video tengo que darte una excelente noticia.

Estamos a punto de publicar nuestro curso exclusivo para ganar más dinero, ser felices y cumplir todos tus objetivos en la vida.

El valor de cursos similares en Internet está entre 300 y 1200 dólares.

El 10 de octubre comenzaremos con nuestra primera clase, y no te preocupes, no es ningún truco de ventas donde te ofrecemos las primeras clases gratis y luego tendrás que pagar miles de dólares.

En Atraer.net tenemos nuestra promesa de por vida: TODOS LOS CURSOS Y MATERIALES QUE ENCUENTRES EN ESTE CANAL SON Y SERÁN 100% GRATUITOS.

¿Cómo vamos a cobrar cientos de dólares por este curso, a personas que están sufriendo por la falta de dinero, que tienen deudas o que tiene problemas de salud?

Si nosotros tenemos la posibilidad de lanzar este curso totalmente gratis es porque ya hemos alcanzado la prosperidad, de lo contrario no tendríamos la autoridad para hablar de este tema.

Así que puedes inscribirte ahora mismo haciendo clic en en botón suscribirse y también en la campanita para recibir notificaciones cuando publiquemos las clases.

¿Por qué Dios no escucha mis oraciones?

La historia de un ateo con gastritis

Mi amigo de la infancia, Carlos Alberto (Cae), desde niño fue muy católico pero cuando entró a la universidad se convirtió en un ateo fanático.

De los que aprovechan cualquier conversación para atacar a Dios, a Jesús y a La Sagrada Biblia,

Cuando le pregunté cuál fue la razón de ese cambio tan radical, él me dijo:

“Simple, Dios no escucha mi oraciones por lo tanto Dios no existe”

Indagando un poco más, descubrí que él le pedía a Dios cosas como:

  • Aprobar un examen.
  • Que el profesor se enferme y no vaya a clases.
  • Que sus “enemigos” sean castigados por sus pecados.
  • Que su abuelita viva para siempre.
  • Que la chica que le gusta le acepte ser su novia.
  • Que sus seres queridos se recuperen pronto de una enfermedad.
  • Encontrarse dinero en la calle.

En la conversación que tuvimos descubrí que él sentía que Dios era su justiciero personal y que tenía la obligación de castigar a los “malos” y “pecadores” que se metían con él.

Además, él creía que Dios tenía el deber de cumplir todos sus deseos.

Por el simple hecho de que Carlos asistía a misa todos los domingos, era muy honesto y honrado, no decía malas palabras, desde niño daba limosna con su propio recreo y siempre obedecía a sus padres.

El comportamiento de Carlos en la escuela no era del agrado de todos, porque cuando sus compañeros hacían una travesura él les regañaba y les amenazaba con contarle todo al director y eso era lo que hacía porque para él era lo correcto a los ojos de Dios.

Pero sus compañeros lo consideraban un simple delator, un traidor.

Mientras que sus profesores literalmente lo amaban y lo admiraban.

Puedo asegurar que Carlos era el más inteligente de todos sus compañeros pero no le gustaba hacer sus tareas y prefería ver televisión o navegar por Internet.

Lo que menos me agradaba de mi amigo es que era muy pero muy envidioso y celoso, y camuflaba sus sentimientos con un sentido falso de justicia.

Si el profesor se equivocaba o simplemente le regalaba, por ejemplo, 20 puntos a un alumno, Carlos se molestaba tanto que iba a reclamarle al profesor y no se rendía hasta que le ponga la nota correcta.

Hace un par de años Carlos terminó su carrera y se graduó con la calificación más alta de toda su Facultad. Pero yo creo que paralelamente hizo una maestría en ateísmo con mención en “Devastación de la fe”.

Conoce la Biblia mejor que cualquiera pero solo para mostrar, según él,  “incoherencias” y tratar de convencer a los demás para que también se vuelvan ateos.

Al final de este video publicaré las preguntas que me hizo toda una tarde para tratar de convencerme de que Dios no existía.

Carlos ahora tiene 28 años y es un gran profesional, en el aspecto económico no le ha ido muy bien pero tiene un problema más grave:

Su salud.

La razón por la cual Dios no escucha tus oraciones

Mi amigo Carlos está todo el tiempo estresado, reniega de cualquier cosa y su cuerpo ya no aguanta.

Últimamente ha presentado los siguientes síntomas:

  • Enfermedades del aparato digestivo
  • Enfermedades cutáneas
  • Problemas cardíacos
  • Sentimientos de inseguridad
  • Insomnio
  • Ansiedad
  • Fatiga emocional

Pase lo que pase Carlos sigue discutiendo, porque es un adicto a las discusiones religiosas y siempre quiere ganar. Aunque se le esté quemando el estómago.

En nuestra sociedad, es de lo más común que las personas duden de la existencia de Dios y la efectividad de las oraciones y esto se debe a que nadie nos enseña la preparación inicial necesaria para rezar.

Y me atrevo a decir que la razón por la cual Dios no escucha nuestras oraciones es porque estamos estresados, iracundos, molestos o desesperados.

Entonces la razón por la cual Dios no escucha nuestras oraciones es que no estamos en sintonía con Él, y esto solo se puede lograr con un estado de SERENIDAD Y AGRADECIMIENTO.

No es que hayamos perdido la conexión con Dios, eso es imposible porque todos estamos en Dios y Dios está en nosotros.

Lo que sucede los sentimientos de estrés, ira, tristeza y desesperación provocan mucha interferencia cuando hacemos nuestras peticiones a Dios.

¿A quién acepta una mujer para salir en una cita?

¿Al hombre desesperado?

¿Al hombre triste?

¿Al hombre enojado o iracundo?

¿O al hombre alegre y sereno?

Obviamente la mujer elegirá al hombre que tiene más energía y estabilidad.

La energía de la alegría y la estabilidad de la serenidad permiten transmitir nuestro mensaje con claridad.

Es cuestión de energía. La energía con la que rezas te permite llegar a la mente de Dios y cuando eso sucede los milagros se producen a través de los medios correctos.

Por esta razón cuando una persona pide dinero pero con sentimientos de escases y desesperación, su petición no logra llegar a la mente de Dios, y su estado permanece en la escases.

Si una persona enferma reza con dudas en su corazón y con mucha tristeza, tampoco logra activar los mecanismos correctos para que su cuerpo colabore con el proceso de sanación.

La serenidad, la alegría y el agradecimiento le dan claridad a nuestras peticiones, eliminan todas las “interferencias”, aumentan nuestra FE y nos permiten llegar a la mente y al corazón de Dios.

Cómo rezar para que Dios te ayude a cumplir el 100% de tus peticiones.

La FE no es algo estático, es como un músculo espiritual y necesita entrenamiento diario, un buen suministro de ENERGÍA y descanso pleno.

La alegría y el optimismo son ejercicios para hacer crecer nuestra FE como levantar pesas para entrenar nuestros músculos.

El amor a Dios, el agradecimiento, el amor al prójimo y el amor a nosotros mismos es el suministro del cual está hecha la FE, equivalente a las proteínas para reparar al músculo.

La serenidad es el descanso necesario para que nuestra FE se fortalezca día a día.

Y ahora vamos a definir cada unos de estos factores necesarios para saber como rezar de manera que Dios nos escuche y nos ayude a cumplir el 100% de nuestras peticiones.

Antes de rezar y hacer tus peticiones es necesario que te pongas alegre y optimista.

Alegría es el estado natural del ser humano. Busca la forma de sentirte alegre con pequeñas cosas que sean buenas para tu cuerpo, tu mente y tu alma.

Optimismo esperar el resultado óptimo de tus acciones.

Si te esfuerzas haciendo algo pero sin embargo sientes que vas a fracasar, entonces haz algo más, investiga, lee un libro, mira un video, pide ayuda o pide consejo a alguien que admiras.

Pídele sabiduría a Dios, hasta que puedas tener más fe en tus propias acciones.

Ser optimista también significa ser perseverante, aprender de los fracasos para luego prevenirlos.

Enfocarse en el éxito pero no obsesionarse en buscar la perfección, sino en disfrutar el proceso con alegría y mejorar cada día mediante el análisis de los resultados que obtienes.

Luego viene la fase de “nutrición” de la fe.

Y eso se logra a través del amor y el agradecimiento que alimentan y nutren nuestra FE.

Y el error más grande que tenemos como seres humanos es pensar que un sentimiento no puede morirse, que se conquista una sola vez.

Por ello para alimentarnos debemos conectarnos primero con DIOS, y eso lo podemos lograr a través del silencio.

Entra a tu habitación límpiala y ordena todo para recibir al SER más importante del universo. Cierra las cortinas, baja un poco la luz o apágala, luego acuéstate y cierra tus ojos.

Comienza a repetir mentalmente:  “Dios mío te amo”, “Gracias por estar siempre conmigo”, “Gracias por amarme incondicionalmente”, “Te amo con todo mi corazón, con toda mi mente y con toda mi alma.”

El amor y el agradecimiento son el alimento que necesita tu FE para que tus oraciones sean escuchadas y tus deseos más anhelados sean cumplidos.

Ahora también debes practicar el amor hacia ti mismo. Porque Jesús dijo: Ama a tu prójimo como a ti mismo.

Pero no ese falso amor que todos confundimos con el verdadero amor por culpa del “condicionamiento” de nuestros padres, profesores y sacerdotes, que también han sido víctimas de sus antecesores.

Es como cuando un profesor te pone de ejemplo y te trata muy bien solamente cuando te sacas buenas calificaciones.

Pero cuando tus calificaciones bajan te reclama, te riñe y ni siquiera te deja participar en clases o se burla de ti y te avergüenza ante todos tus compañeros mostrando decepción y enojo por tu rendimiento.

Eso es falso amor, es amor condicionado y no sirve para nada. Pero muchos padres, profesores y sacerdotes creen que esa es la forma correcta de educar… se equivocan totalmente.

Si el amor condicionado fuera la forma correcta todos seríamos unos genios, solamente es la forma más sencilla de llevarnos al fracaso, la infelicidad y la decepción.

Nosotros muchas veces nos sentimos bien con nuestra vida cuando tenemos éxito en algo pero cuando fracasamos llegamos incluso a insultarnos y a odiar nuestra existencia.

Muchas veces nos decimos: “Soy un estúpido”, “Nunca podré lograrlo”, “Odio mi vida”, “Era tan fácil y sin embargo fracasé”, “Dios no existe”.

El verdadero amor se asemeja al amor de una madre amorosa por su bebé de 1 añito.

Sea lo como sea, haga lo que haga, se vea como se vea, igual lo ama.

Nada puede cambiar el amor que tiene por ese ser que es parte de ella, está en su corazón, en su mente y en su alma.

Da su tiempo, su juventud, sus fuerzas y toda su voluntad por ese bebé, que para ella es el más hermoso y el más importante del mundo, haga lo que haga o sea como sea.

Ese mismo amor debemos sentir por nosotros mismos y todos los días cada día.

Para practicar el amor a ti mismo comienza en tu habitación, cierra la puerta, pon la canción que más te guste con un volumen bajo pero agradable.

Mírate fijamente al espejo y en voz alta di:

“Te amo”, “Eres lo más hermoso y lo más importante en este mundo”, “Eres la expresión divina de la vida”, “Te amo y te acepto tal como eres”.

Esto debes realizarlo todos los días a primera hora en la mañana y justo después de cepillarte los dientes en la noche.

Verás como cambia tu vida con el agradecimiento a Dios y el amor incondicional hacia tu ser. Tendrás mucha más energía.

Ahora el último aspecto para la nutrición de la fe es el amor al prójimo.

Cuando ya comienzas a amarte incondicional e intensamente, debes amar al prójimo de la misma manera.

Una vez que entiendes que no puedes amar a alguien condicionando su comportamiento te quitas una gran responsabilidad de la espalda, porque hay que amar al prójimo incondicionalmente.

Si realmente quieres cambiar a una persona para que sea mejor, comienza contigo mismo y conviértete en una inspiración para los demás.

Para practicar el amor al prójimo simplemente TRABAJA, trabajar es la mejor forma de practicar el amor al prójimo. Porqué estás ayudando a los demás a solucionar un problema o satisfacer una necesidad.

Ayuda a tus seres más queridos sin que ellos te lo pidan, en cualquier actividad no importa cuan pequeña sea y siéntete feliz al hacerlo y si no quieren tu ayuda, igual regálales una sonrisa.

Sé amable pero también muy valiente.

No discutas con los demás, entiéndelos.

En una conversación del 100% de lo que dices comprenden el 10% y lo olvidan en 1 semana. No vale la pena discutir.

Expresa tus ideas con amor y alegría.

Y recuerda que a la única persona que puedes mejorar es a ti mismo.

Los demás se inspirarán con tu cambio y tu presencia será la chispa que inicie el cambio en los demás.

Esto es mucho más efectivo que 1.000 sermones.

Si te es difícil amar al prójimo elige a los seres que más te gusten, a las personas que más te agraden, a los que más admires y respetes.

En esta vida el tiempo es muy corto y no podemos desperdiciarlo tratando de cambiar a las personas que amamos.

O buscando el amor imposible de personas a las cuales no les importamos.

Si esto fuera un videojuego comienza amando al prójimo en nivel fácil, y al prójimo en nivel difícil mantelo pendiente, respétalo y deséale una vida larga y próspera.

El paso final antes de orar es la serenidad. El descanso necesario para que tu FE se consolide y crezca día a día.

Cómo transformar el estrés dañino en serenidad total

Imagínate que estás caminando solo por la calle a las 2 de la mañana.

El silencio es total.

De pronto se acercan 2 perros callejeros y empiezan a ladrarte y perseguirte.

Es una situación donde tu cuerpo debe prepararse para huir o luchar.

El cerebro percibe la situación como una amenaza y da la orden de liberar masivamente en el torrente sanguíneo  glucocorticoides (hormonas).

Catecolaminas (adrenalina y noradrenalina), cortisol y encefalina.

¿Cómo reacciona el cuerpo ante esa amenaza?

Vasoconstricción periférica

La vasoconstricción periférica es una respuesta autonómica importante del cuerpo ante estímulos específicos.

En este caso para conservar la irrigación sanguínea en órganos claves.

Midriasis

La midriasis es un aumento del diámetro o dilatación de la pupila del ojo.

Las pupilas son las encargadas de controlar la cantidad de luz que entra en los ojos. Ésta es la razón por la cual las pupilas se agrandan cuando está oscuro (para dejar entrar más luz) y se achican cuando hay mucha luz (para no dejar entrar tanta luz).

Taquicardia

Es el incremento (aceleración) de la frecuencia cardíaca. Es la contracción demasiado rápida de los ventrículos. Se considera cuando la frecuencia cardíaca es superior a 100 latidos por minuto en reposo.

Taquipnea

Consiste en un aumento de la frecuencia respiratoria por encima de los valores normales (>20 inspiraciones por minuto).

La motilidad intestinal se hace más lenta. Ante una amenaza mortal la digestión deja de se importante para la supervivencia.

Aumento en sangre de la cantidad circulante de glucosa.

Un perro que se siente amenazado puede verse así.

Con las pupilas dilatadas

Y los músculos tensos, listo para atacar.

El cuerpo desarrolla estos mecanismos para aumentar las probabilidades de supervivencia frente a una amenaza a corto plazo.

Pero no para ser mantenidos indefinidamente a medio y largo plazo.

Este estado de alerta sostenido desgasta las reservas del organismo.

El estrés provoca inmunodepresión.

La liberación de hormonas de estrés inhibe la maduración de los linfocitos, encargados de la inmunidad específica.

Ante amenazas reales la reacción de nuestro cuerpo al estrés puede salvarnos la vida pero ante amenazas imaginarias…

Realidad vs Películas

Para el cerebro casi no hay diferencia entre la realidad y una escena de un película.

Por esta razón existen escenas de terror que recrean todo el ambiente (luces, sonidos, suspenso, etc) para que el cerebro crea que la amenaza es real.

Y efectivamente logran estresar a las personas, incluso gritan por el susto.

Por esta razón el estrés está afectando a la salud de muchas personas, que en la noche antes de dormir comienzan a preocuparse de sus problemas, durante horas y horas.

Muchas personas justo antes de dormir piensan en todos sus problemas y en los problemas de los demás, el cerebro cree que son amenazas reales e inmediatas y por lo tanto las hormonas del estrés son segregadas.

Es como si te imaginaras que un oso pardo te está apunto de atacar y tú te pones a correr.

Logras escapar del oso y de inmediato aparece un oso negro, nuevamente tu cuerpo se estresa y comienza otra carrera por tu vida.

Estás nuevamente a salvo y para colmo aparece otro oso hambriento…

Y así toda la noche, oso tras oso y tras oso…

Problema tras problema tras problema…

Desgastas tu energía en amenazas imaginarias en un horario donde prácticamente no puedes hacer nada para solucionar tus problemas.

Tu cuerpo desgasta los nutrientes y micronutrientes para nada.

Y con el tiempo tu sistema inmunológico se debilita, tu memoria se estropea y tu vida se arruina por el estrés constante.

El estrés en la noche es como dejar tu auto encendido en neutro y acelerando, quemando gasolina sin avanzar un centímetro.

La ley de la sustitución mental

La ley de la sustitución nos dice que el cerebro solo puede procesar un pensamiento a la vez de forma vívida.

Puedes pensar que tu candidato presidencial favorito pierde la elección y todos están tristes.

O puedes pensar que estás de vacaciones en Jamaica.

Tu cerebro solo se puede enfocar en uno de esos pensamientos.

Por esta razón es importante que definas una meta o un objetivo que desees cumplir en el corto o mediano plazo.

Para ello debes escribirlo.

Por ejemplo un estudiante de medicina define su objetivo como:

Tener una clínica privada con varias especialidades en el centro de la ciudad, con equipos de alta tecnología y asistencia gratuita a las personas de escasos recursos.

No basta con escribirlo, tienes que diseñar un libreto para que mentalmente puedas disfrutar de tu éxito.

Por ejemplo:

A la edad de 40 años, el doctor Felipe Bravo, invita a las autoridades municipales a la inauguración de su clínica privada en el centro de la ciudad, el edificio tiene 5 pisos y tiene equipamiento de alta tecnología. Cuenta con 10 especialidades y médicos de gran trayectoria.

Te imaginas que estás con un traje elegante, zapatos cómodos y con tu hermosa esposa a tu lado muy orgullosa de ti.

En la sala de conferencias la temperatura es de 25 grados centígrados, hay 200 personas en los asientos y comienzas a dar tu discurso agradeciendo a todos tus seres queridos finalmente haces un brindis y al tomar de tu copa de champagne, sientes las traviesas burbujas haciendo cosquillas a tu lengua, y tu paladar superior, luego sientes el exquisito y refrescante sabor de tu deseo cumplido.

Luego el alcalde anuncia que la clínica donará parte de sus ganancias para el asilo de ancianos municipal.

Luego puedes convertir ese deseo en una oración fácil de memorizar para comenzar a rezarla y detener el estrés

Dios mío te pido de todo corazón que me des la energía

Para poder asistir a clases de medicina todos los días

Te pido que me des la disciplina para estudiar antes y después de clases

Te pido que me ayudes a llevarme bien con mis compañeros y docentes

Dame por favor un poquito de tu sabiduría para poder ser mejor cada día

Guía mi camino para convertirme en un gran médico y empresario

Llena mi vida de personas valiosas que estén dispuestas a colaborarme en mis objetivos

Ayúdame a encontrar la felicidad en mi trabajo

Para que en el momento oportuno pueda abrir mi clínica privada al servicio de la población

Y ayúdame para que esta clínica sea prospera y muy conocida

Para que pueda ayudar a los más necesitados donando parte de las ganancias.

Una vez que tengas estas 2 herramientas debes estar 100% seguro que Dios escuchará tus oraciones y te ayudará a cumplirlas.

El estrés constante ocasionado por pensar en tus problemas y en los problemas de los demás de noche provoca mucha interferencia en tu comunicación con Dios.

Antes de acostarte reza tu oración y cuando cierres los ojos imagínate vívidamente logrando tu deseo más anhelado.

Si piensas en algún problema propio o ajeno y no puedes hacer nada en ese momento para solucionarlo, vuelve a rezar tu oración y luego imagínate nuevamente disfrutando de los beneficios de lograr tu objetivo.

Algunas preguntas:

¿Porqué Dios no cumple aún mi petición?

Es posible que no estés listo para recibir la bendición, por ejemplo un adicto al alcohol recuperado puede pedir dinero día y noche y no lo consigue, porque probablemente en ese momento de su vida el dinero en abundancia puede ser una maldición en lugar de un bendición. Lo que podría pedir a Dios es mayor control de sí mismo, mejor salud, pasatiempos saludables y muy buenas amistades, luego podrá pedir todo el dinero que quiera.

Algunas personas rezan para tener un trabajo bien pagado, porque seguramente no están preparadas para el ese tipo de trabajo.

Es como un niño de 3 años que en la calle ve un helado de 5 pisos y le pide a su padre que se lo compre, su padre va a la heladería y compra el helado con todo cariño pero el niño lo sostiene y en la primera mordida se caen los 5 pisos al suelo, manchando toda su ropa, el niño llora y se pone histérico.

Empezar con pequeñas cosas para ganar confianza, nutrir, fortalecer y dejar consolidar la FE, todos los días. Luego de practicar, practicar y practicar estarás listo para pedir cosas realmente grandes.

¿Hay incoherencia interna y externa?

Lo que pides no está de acuerdo a tu comportamiento. Haz que tus pensamientos sean nobles, sé valiente y bondadoso, decidido y trabajador.

¿No tienes objetivos claros?

Escucha a tu corazón y pregúntale que quiere.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *